Feb 072015
 

Una de las cosas que mas me gusta del estado actual de Internet es las posibilidades que da de extender la función original de los comercios electrónicos de retail (venta de artículos nuevos) a permitir aprovechar su potencial de visitas para además vender los mismos artículos pero usados, permitiendo a sus usuarios (particulares o incluso empresas), sacar partido de artículos que habiendo cumplido su misión, ya no se necesitan.

Los marketplaces de Fnac y Casa del Libro son muy potentes, especialmente el primero, que además de permitir vender libros y decenas de categorías más de productos como las que vende Fnac, es más moderno y está mejor concebido a nivel de usabilidad web (se encuentra más fácil, es más intuitivo y acompaña mejor al usuario vendedor de segunda mano en todo el proceso).

Como veremos, la realidad es que la competencia de los propios vendedores suele ser alta (salvo para productos únicos y exclusivos) y por tanto, vender tu libro de segunda mano te será muy difícil si no «tiras el precio», con lo cual, cuanto más nuevo y mejor cuidado el objeto vendido, peores las posibilidades de venta final. Veamos a fondo estas dos opciones interesantes.

00_FNAC

El marketplace de Fnac es muy accesible, desde el botón VENDE de la cabecera de la web.

 

0_CDL

El acceso al marketplace de CDL se encuentra en el pie de la página, en el enlace «Ganar dinero con casadellibro.com»

Cómo funcionan
El funcionamiento de estos marketplaces es relativamente sencillo: te tienes que dar de alta como usuario del servicio (en tu condición de vendedor) de forma distinta al simple registro como usuario comprador. Debes además rellenar tus datos personales (algunos de ellos visibles para los demás usuarios) incluida en CDL la cuenta bancaria donde recibirás el ingreso «neto de la comisión del marketplace», entrar en un área personal con varias opciones, validar el aviso legal (ver más abajo) y empezar a publicar tu artículo (buscándolo desde la ficha de producto o en el buscador del marketplace).

Ojo, porque como vendedor te obligas, entre otras cosas, a responder de la veracidad de lo que anuncias (objeto y estado), que debe estar en tu posesión, estar disponible y no ser robado ni tener ninguna carga, y a atender al comprador y a los requerimientos del propio marketplace en el menor plazo posible (Fnac te da 2 días para contestar a una solicitud de compra). Si no se hace así, Fnac pondrá «en vacaciones» la cuenta y no permitirá más ventas hasta que no vuelvas a dar señales de vida.

Además te obligas a embalar bien la cosa (papel burbuja, cartón, sobres resistentes, etc.)  y a enviarla a la mayor celeridad acompañada de un albarán de entrega (Fnac) y respondes de cualquier litigio con el comprador (la cosa no llega o no lo hace en buen estado) y el marketplace, que podrá permitirse, si pasa un plazo de tiempo sin resolución, reembolsar al cliente a costa tuya.

Localizar nuestro artículo usado a vender
Aunque te puedes dar de alta primero desde el inicio del programa (pantallazos anteriores) y luego publicar un anuncio de venta de segunda mano, también lo puedes hacer buscando el artículo usado que quieres vender y dentro de su ficha de producto, localizando el botón o enlace «vende el tuyo» o similar. En mi caso, se trata de el libro «El juego del ángel» de Carlos Ruiz Zafón que, tras ordenar la biblioteca casera, ha aparecido duplicado.

0_FNAC

En la ficha de producto de Fnac hay un enlace abajo a la derecha, un poco escondido «Vende el tuyo», que inicia el alta de nuestro libro en su marketplace.

Por su parte Casa del Libro enseña de forma más clara las opciones sobre el mismo libro:

1_CDL

Me gusta más cómo CDL te presenta el artículo nuevo y debajo, con la misma jerarquía visual, las opciones del mismo libro en «Otros formatos» (ebook o ediciones similares) y «Mercado de segunda mano» (ver la oferta actual / «¿Tienes un ejemplar? Véndelo ahora»)

Una vez que se transmite a las webs el deseo de pasar a vender nuestra unidad de segunda mano, se accede al marketplace donde, si ya estamos registrados, hay que «declarar» el estado del libro que queremos vender y poner nuestro precio.

Los 4 estados de Fnac para un libro son «Segunda mano» seguidos de «Como nuevo», «Muy buen estado», «Buen estado» y «Estado correcto», estados que son muy similares y pueden llevar a confusión al comprador. Me llama la atención que no se incluya una opción de leído con anotaciones (al menos yo las suelo hacer), que es algo que al comprador sí le puede condicionar una compra.

1_FNAC

Fnac te recuerda a la derecha que la venta es gratuita, que puedes cobrar por transferencia o cheque regalo que sólo pagas comisión sobre venta realizada y que los gastos de envío son a cargo del comprador. Como mejoras, debería indicar cuánto ganarías tú con ese precio en caso de venta (CDL sí lo hace) y el precio promedio de ese artículo para su mismo estado comparable.

Por su parte, los estados de Casa del Libro son crecientes en calidades: «Aceptable», «Bueno», «Muy bueno» y «Como nuevo», que tampoco me convencen. Para mí los estados podrían ser, para libros, descendentes: «Nuevo no leído» (caso de típicos regalos), «Leído y buen estado» (lectores escrupulosos), «Leído con anotaciones» (lectores que subrayan, colorean, firman etc.) y por último, «Leído varias veces» (libros que han pasado por varias manos), lo cual justificaría tirar los precios (con este estado, tendrías que poner un precio de derribo, y llegarías a usuarios de bibliotecas públicas, que seguro no harán ascos a leer algo «manoseado», a cambio de un buenísimo precio.

2_CDL

Un detalle de CDL es que te indica lo que ganarás «limpio» en caso de que tu libro se vendiera al precio que has indicado: si vendes a 15 euros ganas 11,75 euros. Pero te debería guiar en el precio dándote el precio promedio de los mismos artículos en el mismo estado.

Me llama la atención que ninguno de los dos permita subir una fotografía y que para un libro puede tener un pase, pero para cualquier otra cosa probablemente no, porque necesitas ver el estado.

Publicación del anuncio
Fnac me ha pedido crearme una cuenta de vendedor en este momento rellenando un formulario sencillo con datos lógicos y esperables:

3_FNACY justo después de confirmar la subida del anuncio (debería ser antes) me informa del precio al que se vende por otros vendedores y me sugiere «ajustar mi precio» y mucho más interesante (para ellos y bueno, también para mí): divulgar mi anuncio en mis redes sociales Facebook y Twitter.

7_FNACNinguna de las dos webs me ha enviado un mail de confirmación con los datos de mi anuncio publicado o la posibilidad de acceder a mi anuncio y editarlo. Fnac, eso sí, me envía un mail de confirmación del alta al marketplace, lo cual me parece muy justo a diferencia de CDL:

8_FNAC

¿Qué pasa si se vende?
Aquí hay divergencias, aunque me quedo con el método Fnac.

Casa del Libro cierra el bucle enviándome un mensajero a recoger a mi dirección señalada el libro y acto seguido llevarlo al domicilio del comprador. Los gastos de recogida son soportados por el vendedor, y, ojo, porque si pasan en balde y no estás, te los cobrarán de nuevo, tantas veces como sea necesario. A los 7 días desde la entrega, si no hay noticia del comprador en contrario, CDL te abona en la cuenta corriente indicada en el registro el importe de la venta neto de su comisión y gastos de recogida del libro en el domicilio del vendedor.

Por su parte, Fnac prefiere que seas tú quien haga llegar el libro a su comprador y pongas los gastos de envío (en el ejemplo más abajo, las ventas de libros usados profesionales llevan 3,99 euros mientras que las de particulares 2,99), cosa de la que te hace responsable.

Ojo porque si el vendedor es un profesional (para CDL también aplica a particulares, algo dudoso desde el punto de vista jurídico), el comprador tiene un período de desistimiento de 7 días durante el cual te puede devolver el libro y te lo comes (me parece un contrasentido este derecho tratándose de libros de segunda mano, ya que se podría dar la picaresca de pedir, leer rápido y devolver el libro….).

Pero si la compra-venta es entre particulares, cualquier litigio por la no conformidad de la cosa (no se ajusta a lo anunciado, tiene vicios ocultos o no es apto para los usos a que ordinariamente se destinen los productos del mismo tipo) se deberá resolver en atención a los artículos 1484 («el vendedor responderá de los defectos ocultos del artículo vendido que la vuelve inútil para el uso al que se destina, o que disminuye de tal modo tal uso, que el comprador no la habría comprado, o habría dado un precio inferior, si lo hubiese sabido») y 1490 del Código civil («la acción resultante de los vicios ocultos debe ejercitarse por el Comprador en un plazo de 6 meses, contados desde la entrega de la cosa vendida»).

Además CDL te puede resultar peor opción si optas por sus servicios como vendedor y la cosas no está en buen estado o no llegan bien al comprador: «En caso de que el producto sea defectuoso o no acorde a la descripción ofrecida, el comprador tendrá derecho a devolverlo, siendo el vendedor el que cargará con todos los gastos de mensajería, de recogida y envío, para la devolución del producto no conforme. En estos casos el vendedor tendrá una penalización del 10 euros por gastos de gestión a deducir de sus comisiones pendientes de pago o generadas en un futuro, pudiendo ESPASA reservarse el derecho de cancelar su cuenta como vendedor. ESPASA se reserva el derecho igualmente de efectuar un cargo en la cuenta bancaria del vendedor por los gastos detallados en caso de no producirse una venta en los siguientes 30 días a dicha devolución.»

¿Cuánto se llevan los marketplaces?
Fnac tiene distintos % de comisión en función de la tipología del anunciante (los particulares no tienen un fijo pero las empresas que suban decenas de artículos sí, de 39,99 € + IVA al mes) y del tipo de artículo vendido, que varían entre los 14 y 16% mientras que en Casa del Libro se llevan un 15% del PVP más 1 euro fijo (salvo que el PVP sea menor de 10 euros) y 1 € por gastos de envío lo cual será mucho más que la horquilla de Fnac para precios de libros, por ejemplo.

La cruda realidad
La cruda realidad de los marketplaces de libros es que si el título es muy demandado, habrá mucha oferta de otros vendedores que tiran del precio hacia abajo. De hecho, en el caso de «El juego del ángel» de Zafón (PVP corriente de 24,50 €), en Fnac hay 5 libros de segunda mano (dos de ellos de otras librerías profesionales) con precios desde 5,60 euros y uno nuevo (y yo que lo quiero vender a 15 euros por considerarlo nuevo)…

9_FNAC

… pero en Casa del Libro hay la friolera de 140 libros de segunda mando desde 3,95 € y en estado MUY BUENO según su anunciante. ¿Venderé mi libro que me costó (o costó a quien me lo regaló), 24,50 € y está intacto en 15 euros? Ni de broma.

3_CDL

Be Sociable, Share!

  2 Respuestas a “Vendiendo un libro usado en los marketplaces de Fnac y Casa del Libro”

  1. Vendo libros en casa del libro desde hace años. Recientemente han modificado toda la forma de venderlos y es deleznable. Antes venía el repartidor al domicilio a recoger el libro y te despreocupabas de mandarlo. Ahora el vendedor se hace cargo del envío y junto con los intereses que se lleva casa del libro la ganancia se queda en nada.

    Vengo de vender un libro y va a ser el último:

    Vendía el libro a 6,50€. Me han pagado 2,99€ para realizar el envío. El envío me ha costado 5,00€. Me restan 2,42€ de comisiones.

    Resumen: he ganado solo 2,07€ por un libro que costaba 6,50€. Casa del Libro te convence de que ganarás dinero vendiendo tus libros que ya no usas y en realidad son ellos los que se aprovechan de ti.

  2. YO . . . EL LIBRO USADO

    “Soy conocimiento, luz y pensamiento.”

    Orgulloso grito
    mi origen bendito,
    nací en una imprenta,
    sin mancha ni afrenta.

    Deseado, . . . amado,
    salí encuadernado
    del taller, cordial,
    de una editorial.

    Crecí en los estantes,
    baldas, confortantes,
    pasé varios años
    en los entrepaños.

    Anaquel, repisa,
    sin correrme prisa,
    me mostré en vitrinas,
    algunas muy finas.

    Probé aparador,
    también mostrador,
    sabia estantería,
    de una librería.

    Por cierto descuido,
    caí en el olvido,
    sólo, sin respaldo,
    viví siendo saldo.

    En bodegas varias,
    sintiéndome paria,
    estuve apilado,
    dañado, . . . cansado.

    Lleno de pesares,
    conocí bazares,
    anduve en las “ferias”
    de las periferias.

    En tianguis de barrio,
    padecí “mal fario”,
    sentí escalofrío,
    toqué suelo frío.

    Sufrí, cual gusano,
    fui de mano en mano,
    de gente ignorante,
    conducta aberrante.

    “Cháchara”, me dicen,
    “viejo”, me maldicen,
    arrancan mis pastas,
    preciosas y castas.

    Me rompen las hojas,
    que lucen añosas,
    me pisan, me avientan,
    mi ser desalientan.

    Hoy, luzco maltrecho,
    mas no soy desecho,
    aunque estoy “usado”, . . .
    quiero ser comprado.

    Respeto exijo,
    con celo prolijo,
    requiero cuidado,
    ser revalorado.

    Pues, no soy “pirata”,
    de tinta barata,
    cultura contengo,
    a eso me atengo.

    Necesito, urgente,
    por lúcida gente,
    ser reglamentado
    y . . . dignificado.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    México, D. F., a 15 de octubre del 2007
    Dedicado a mi papá, Gonzalo Ramos Amaya (QEPD)
    Reg. SEP Indautor No. 03-2008-071113112400-14

 Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(requerido)

(requerido)