Sep 142015
 

Amazon, uno de los líderes mundiales en la venta online, acaba de comunicar a sus anunciantes que a partir del 31 de octubre de 2015, ya no seguirá en pie su programa de publicidad visual, Amazon Product Ads, vigente en su web de Estados Unidos (la .com) aunque seguirá haciendo a partir de ahora anuncios de texto similares a los de Google (Amazon Text Ads), pero sólo para artículos de terceros en venta en su marketplace.

Este programa de anuncios, Amazon Product Ads, permitía a cualquier retailer, vendiera o no sus productos en su marketplace, anunciarse en la página de producto de Amazon con su fotografía de product, descripción y precio y conseguir visitas muy cualificadas.

amazon-product-ads

La idea de Amazon, hasta la fecha ha sido la siguiente: si no puedes convencer a tu usuario para que añada el artículo a la cesta de la compra en tu sitio web, al menos ofrécele una alternativa en un sitio tercero de un competidor y que este te lo remunere (en forma de ingreso por publicidad).

En una carta dirigida a sus anunciantes del servicio que mantengan saldos a su favor, Amazon les indica que esto se acabó a partir del 31 de octubre y les sugiere que se apunten a su marketplace y que usen su servicio de «productos patrocinados» (sponsored products) o que, en cualquier caso, se pasen a sus «adwords» (pago por clic mediante anuncios sólo de texto dentro de Amazon).

amazon-product-ads-carta

El eterno debate

Este es el grandísimo debate de los sitios web de e-commerce: comercializar o no espacios publicitarios de tu sitio ecommerce para conseguir ingresos adicionales además de las ventas por comercio electrónico.

Para los que lo llevan a cabo como Fnac.es, la principal ventaja de este sistema es que, cuando el modelo de negocio tiene márgenes ajustados, y tu ebitda también, se pueden añadir a la «última línea» de tu P&L ingresos publicitarios, que aportarán un extra con el que no se contaba, que puede poner en negro las cifras del negocio online.

Fnac ads España

Los ads de Fnac.es están servidos por Quantcast (https://www.quantcast.com/adchoices)

Por otra parte, los opositores de esta práctica dirán que meter publicidad en tu sitio web, de alguna manera es «prostituir» tu negocio con publicidad de terceros, difícil de controlar, ya que los adservers te pueden jugar la mala pasada de anunciar a un competidor tuyo, por muy contextualizados que sean los anuncios (en mi caso, buscando alquilar coches en Irlanda últimamente, pero juraría, aunque no lo pueda demostrar gráficamente, que he visto a un competidor directísimo de Fnac alguna vez para mi estupor).

Entre medias, los pragmáticos, como los del Carrefour.es que conocí entre 2001 y 2007, dirían que se pueden crear espacios reservados a tus proveedores de tu tienda online a modo de destacados en tu home, microsites, campañas dedicadas, etc., que combinados en packs que incluyan otros soportes de la compañía (folletos, otras webs, newsletters, etc.), le asegurarán un impacto total para su campaña. Esto entraría dentro de la plantilla que los departamentos de compras suelen negociar con sus proveedores como una línea más. De esta manera, la compañía cierra el bucle multicanal a la hora de firmar la plantilla anual con sus proveedores, soportes on y off, añadiendo una «excusa» más, para arañar más ingresos del sufrido proveedor, en lo que llaman «fuera-factura».

El caso Winbuyer

El extinto caso de Winbuyer en el mercado UK de electrónica de consumo es el paroxismo de la publicidad online del competidor en tu propio sitio web. En el caso de Laskys, un ecommerce que desapareció allá por 2012 (no sabemos si por llevar a cabo, o a pesar de, esta práctica que ahora veremos), y que dentro de la ficha de producto de un artículo suyo, instaló un widget gestionado por WinBuyer que mostraba los precios del mismo artículo con botones de acción que llevaban a la compra en sus respectivas webs.

 

Winbuyer

¿Locura o modelo de negocio segurísimo de sus buenos precios? El racional de Laskys era: si mi precio es mejor que el de la competencia, la gente me lo compra a mí, me llevo la venta y la imagen de precios bajos. Si se lo lleva el competidor, WinBuyer me asegura un ingreso (en forma de coste por el clic y de comisión por la venta realizada, por ejemplo un 4%) con un mecanismo similar al de una red de afiliados (Zanox, Tradedoubler, etc.).

WinBuyer, una start-up creada en 2005, que levantó en 2009, 6,9 millones $, terminó también cerrando allá por 2012 (fecha desconocida), aunque a mí este ejemplo me sigue pareciendo de «manual», sobre lo revolucionario que puede ser el comercio electrónico.

Y tú, ¿qué harías?

¿Qué harías tú con tu ecommerce si las cuentas no salen del todo pero tienes mucha afluencia de visitas? Comercializar o no comercializar tu web, esa es la cuestión.

Be Sociable, Share!

 Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(requerido)

(requerido)